Lingotes o monedas: ¿qué es mejor para invertir en oro físico?

lingotes y monedas de oro

¿Cuál es la mejor forma de invertir en oro físico? Para los nuevos inversores que quieren lanzarse a comprar oro, puede que haya algunas dudas sobre la mejor forma de hacerlo. Sin duda adquirir oro físico es un acierto en este sentido, y los lingotes y las monedas bullion o de inversión son dos opciones válidas, sobre todo para aquellos que empiezan. ¿Por cuál decantarse? Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes, y la elección depende en gran medida de las preferencias y las circunstancias concretas de cada inversor.

A continuación, nos adentramos en profundidad en la compra de lingotes de oro y monedas bullion, para destacar por qué puede ser buena idea invertir en una u otra opción.

Invertir en lingotes de oro

Cuando se trata de lingotes de oro las dudas son mínimas. Por su particular forma, sabemos identificarlos sin que exista confusión alguna. Los hay de distintos tamaños, desde tan solo unos gramos, hasta los de más de 12 kg. Su sencilla fabricación hace que los costes sobre el precio del metal que se repercuten al cliente, también conocidos como ‘primas’, sean menores que los que se dan en el caso de las monedas bullion o de inversión.

También su almacenamiento es más fácil, puesto que gracias a su forma compacta, podemos aprovechar mejor el espacio disponible en las cámaras acorazadas o cajas fuertes.

¿Qué dudas pueden generar los lingotes que hacen que muchos inversores opten por las monedas?:

  • Al tener un mayor tamaño, muchos inversores no quieren almacenarlos en sus casas pensando en la seguridad. Existe la posibilidad de depositarlos en una empresa de custodia como una opción más recomendable que los bancos, aunque esto supone unos costes adicionales que muchos no quieren asumir.
  • Si lo que tiene el inversor son lingotes de gran tamaño y solo necesita obtener algo de liquidez, no puede vender tan solo una parte, sino que debe liquidar la pieza completa.

Invertir en monedas bullion o de inversión

Las monedas bullion de oro son aquellas monedas acuñadas en el metal precioso por casas de la moneda oficiales y de reconocido prestigio. Tienen un valor facial, normalmente inferior al valor del metal y son de curso legal en el país emitido. Sin embargo, pensando en el sentido común, nadie las usaría como medio de pago.

Uno de los principales puntos fuertes de las monedas de inversión, es que su valor es reconocido a nivel global, sobre todo si son piezas acuñadas por las cecas o casas en las que se acuñan las monedas más prestigiosas. No podemos dejar de mencionar algunos ejemplos como el American Eagle de la United States Mint, el Canguro o el Koala de la Perth Mint o el Krugerrand de la South African Mint, entre otros.

La liquidez de las monedas bullion es inmediata, y al tratarse de piezas pequeñas, es muy fácil liquidarlas en momentos de verdadera necesidad.

Su diseño también es apreciado por muchos inversores, ya que, además de ser más elaborado que el de los lingotes, algunas de ellas cambian de reverso cada año.

¿Qué puede hacer que algunos inversores prefieran los lingotes? Quizás el hecho del problema de espacio si lo que quieren es invertir grandes cantidades de bullion. Además, la prima que suelen pagar sobre el precio spot del metal que tienen las monedas de inversión, normalmente son superiores a la de los lingotes, como ya decíamos antes.

Teniendo todo esto en cuenta, en Ciode siempre recomendamos invertir en oro físico, ya sea en forma de lingotes o monedas, como la mejor opción de inversión en este metal precioso. Hay que recordar que el oro es uno de los mejores activos refugio que funcionan y crecen en tiempos de crisis cuando no lo hacen otros activos. No solo debemos tener esto en cuenta, sino que, al ser considerados como productos de inversión, están exentos de IVA en la mayoría de los países y esto representa otra ventaja más para esta forma de comprar oro.

preloader