Soberano de oro: una moneda con dos siglos de historia

Todo sobre el soberano de oro

En el ámbito de las monedas de coleccionismo, pocas creaciones pueden presumir de una historia y una significación como las que posee el soberano de oro. ¿Lo conoces? Se trata de una moneda de características muy particulares que se lleva acuñando en el Reino Unido nada menos que desde 1817.

Características e historia del Soberano de oro

Es fácil identificar el soberano porque se ha regido por unas propiedades técnicas específicas e inmutables en estos dos siglos: tiene un peso exacto de 7,988 gramos –cerca del cuarto de onza– y un diámetro de 22,05 milímetros. Pero si algo caracteriza al soberano de oro es su diseño: la efigie del rey o reina en el anverso y una imagen del mito de San Jorge y el dragón en el reverso, con una célebre ilustración de Benedetto Pistrucci que solo ha sido reemplazada en ocasiones puntuales.

Su curiosa historia se remonta en realidad incluso más atrás, puesto que fue concebida como moneda de uso corriente cuando se reorganizó el sistema monetario británico en 1816, basándose en anteriores piezas que llevaban este mismo nombre. Uno de los aspectos más interesantes del soberano de oro es que ha alcanzado un gran estatus tratándose de una moneda de escaso valor nominal: una libra esterlina.

A principios del siglo XX se asienta la posición del oro como valor seguro de reserva. Con el ambiente de preguerra de 1914, muchos ciudadanos trataron de hacer acopio del metal precioso, lo que aceleró el abandono de la circulación común de monedas de oro. El gobierno promovió la sustitución de los soberanos por billetes, en un esfuerzo por mantener más oro en las reservas del Banco de Inglaterra.

Tras la guerra, el soberano pasa por distintas fases. Para entonces su valor en oro comienza a ser muy superior al nominal y queda reservada como moneda conmemorativa, por ejemplo para las coronaciones reales. La escasez de tirada en estos años, sumada a la permanencia de su uso comercial en diversos países, contribuye a que el estatus del soberano se eleve, disparando el precio de algunas piezas y causando problemas de falsificaciones que obligaron al Reino Unido a producir más monedas.

Desde 1979, el soberano de oro pasa a ser concebido como moneda ‘bullion’, destinada al mercado de inversión, aunque paralelamente se siguen lanzando tiradas conmemorativas y orientadas al coleccionismo. Si estás interesado en esta u otras monedas de oro del Reino Unido, no dejes de permanecer atento al catálogo online de CIODE.

Conoce el soberano de oro

preloader